FAQ

Preguntas frecuentes

Como nosotros, los caballos requieren una revisión dental AL MENOS cada 12 meses, sobre todo porque los problemas en la boca del caballo a menudo no son evidentes y el propietario no es consciente así mientras tanto los problemas van empeorando.

Es importante empezar a revisar los dientes de los caballos a los pocos meses de vida para detectar anomalías de conformación que a menudo se pueden mitigar o solucionar con acción odontológica a tiempo.

La experiencia nos demuestra que todos los caballos son diferentes y su condición dental difiere según edad, genética y dieta así como las necesidades del caballo también son diferentes según su actividad física, reproductiva o expectaciones del propietario.

Tras la primera visita, se recomienda un plan de mantenimiento dental que en casos graves puede ser semestral.

Inicialmente se hace un examen minucioso de la cabeza y de la boca del caballo para valorar la simetría dental, el equilibrio y poner de manifiesto cualquier enfermedad dental o un desgaste anormal. El «equilibrio» de los dientes se consigue reduciendo o eliminando cualquier maloclusión con el uso de instrumentos dentales, la mayoría de veces eléctricos.

Con los procedimientos odontológicos se intenta:

  • Aliviando el dolor
  • Aumentar la vida de los dientes
  • Mejora del rendimiento
  • Mejorar el equilibrio y la condición general

Los procedimientos más habituales que se llevan a cabo en la boca de los caballos son:

  • Examen completo de boca y anexos
  • Evaluación individualizada adaptado al jinete y caballo
  • Raspado dental de puntas de esmalte
  • Reducción de crecimientos y equilibrado dental
  • Mejoramiento del «bit seat» asiento del filete (donde trabaja el filete)
  • Extracción de dientes en mal estado y dientes de lobo
  • Acondicionamiento de incisivos y caninos
  • Infiltración de la articulación temporomandibular
  • Ortodoncia, caries y otros

El cuidado dental es la base del equilibrio de un caballo. Las afecciones dentales son a menudo la causa de problemas físicos o de conducta. De ahí la necesidad de revisiones periódicas por parte de un dentista equino profesional.

Una consulta de odontología tiene una duración media de 45-60 minutos para los caballos que no se han visto nunca y 30-45 minutos para los caballos vigilados regularmente.

La consulta se pueden realizar sin sedación. Por otra parte, si se encuentra que el caballo es peligroso, o que tiene dolor, o que hay que hacer un trabajo significativo, el veterinario debe sedar el caballo.

Las consultas de Josep Subirana tienen lugar en tres etapas:

  1. Examen externo de la cabeza

Temple muscular, simetría, glándula salivar, fístula, articulación tempero-mandibular (TMJ), secreciones nasales, respiración, deformidades.

Inspección de posibles lesiones en las comisuras labiales, barras y revisión de los dientes del lobo

Análisis de los incisivos

Comprobación de la oclusión dental

El objetivo aquí es analizar las disimetrías externas de los músculos masticatorios debidas a un deficiente equilibrio dental. También ayuda a que su caballo confíe con el veterinario y analizar su comportamiento.

  1. Examen interno de la boca del caballo

Limpieza y desinfección de la boca

Aplicación del abre bocas

Inspección para valorar la importancia de la patologías

Comprobación con luz y un espejo o un endoscopio de la superficie de los dientes

Verificación de la oclusión y del funcionamiento de la mandíbula

Explicaciones al propietario del tratamiento a realizar

Realización del tratamiento ***

Enjuagar la boca con un desinfectante

Verificación de la oclusión y del funcionamiento de la mandíbula

  1. Explicación y redacción del informe

Información al cliente tras la finalización del tratamiento

Redacción del informe y envío al cliente

Seguimiento del caballo remotamente

Creación de un plan de trabajo / revisiones para tener el máximo seguimiento posible promoviendo el bienestar del caballo

Este paso es fundamental para un cuidado eficaz, regular y de seguimiento.

Independientemente de si hay señal, si su caballo no se ha visitado o no ha visitado en el último año, seguramente tendrá que revisar. Sin embargo, a continuación, se muestran algunos síntomas que pueden ser atribuibles a problemas dentales:

  • Tu caballo comienza a cambiar sus hábitos alimenticios.
  • Se le cae el piensos o el moja con agua
  • El aliento puede resultar desagradable
  • Tiene el rostro hinchado.
  • El caballo hace una bola con la hierba seca / heno y la deja caer al suelo,
  • Falta de condición corporal (delgado)
  • Rendimiento deportivo deficiente
  • Cambio de rendimiento y comportamiento
  • Salivación excesiva
  • Pueden roer puertas o vallas
  • Se levantan de manos o tienen problemas graves al montar
  • Golpes de cabeza al montarlos
  • Rigidez e incapacidad «de redondear el caballo»
  • Ninguna inclinándose mientras come o cabalga
  • Problemas respiratorios
  • Problemas con equipamientos, filetes, bridas, sillas
  • Movimientos linguales anormales
  • Mala actitud general
  • Secreción ocular o nasal
  • Secreción fistulosa mandibular o maxilar

Muchos caballos pueden tolerar trabajos dentales sin sedación, a pesar de todo, sin sedación el caballo puede representar un peligro para él mismo y para las personas que lo manipulan.

La sedación no es peligrosa y permite hacer una revisión con seguridad y utilizar aparato mecánicos que permitirán hacer el trabajo bien hecho y sin peligro.

Nuestra experiencia nos dice que realizar un acto bajo sedación es mucho mejor para el bienestar del caballo y por la seguridad de todos a la vez que garantiza que el examen y la intervención sea totalmente satisfactoria